Ayotzinapa: La gota que derramo el vaso ¿Podría la desaparición de 43 estudiantes desatar una revolución en México?

Después de que los violentos hechos perpetrados por el Estado contra estudiantes normalistas en Iguala, Guerrero adquirieran relevancia internacional, analistas, estudiosos y un importante sector de la sociedad, se preguntan si esta situación podría desatar una revolución que acabe por fin con el régimen de corrupción y desigualdad impuesto desde hace décadas en el país.

La estabilidad y la paz social del país pasan por una circunstancia de precariedad sin precedente en décadas. Al principio, nadie imaginó la trascendencia política que tendría la matanza de los normalistas. Sin embargo, más allá del escándalo que puede suscitar cualquier abuso desproporcionado del poder, este caso, que no sólo se ha convertido en primera plana mundial, parece ser la gota que derramó el vaso.

Los descontentos, las reivindicaciones y las movilizaciones de una sociedad golpeada y agredida en forma sostenida y de muchas maneras (agresiones a comunidades, políticas antilaborales, brutalidad policial, abandono de la seguridad, educación, salud, la corrupción persistente, entre otras) se multiplican y la institucionalidad, que debería dar cause a la protesta, enfrenta una creciente y generalizada disfuncionalidad.

El caso Ayotzinapa no es una matanza más, orquestada y ejecutada por el Estado, sino que revela la verdadera naturaleza de la política implementada en México y pone de manifiesto la forma represiva y violenta en la que sistemáticamente actúan las autoridades mexicanas, basando su principal práctica en el miedo.

Esta no es una cuestión insólita y mucho menos nueva, no obstante parece que en esta ocasión, la gota que derramo el vaso tiene el potencial de causar un terremoto.

La terrible y lamentable masacre de los estudiantes normalistas está logrando la indignación internacional y la movilización nacional, particularmente de sectores importantes que podrían ayudar a gestar una transformación, como los jóvenes estudiantes y las clases medias, sobre todo las pertenecientes a las burocracias.mexico_9_0

Debemos entender que todo cambio es lento, pero empieza con ciudadanos indignados, aglutinados en una idea que parece imposible, todo en aras de un viraje político verdadero, que pueda engendrar un nuevo orden con mayor igualdad y justicia.

Las condiciones cada vez más deplorables que sufre la gente en este país, se han acumulado y acentuado, permitiendo generar las condiciones propicias para la movilización y la acción civil. La exigencia de cambio de política y la renuncia del presidente, son ahora una posibilidad real. 

Iguala y Tlatlaya son la gota que derrama el vaso, pero debajo hay miles de casos que han ido colmando la paciencia de los mexicanos. Cuando la tierra es fértil, solo hacen falta algunas semillas para que germinen plantas, así, cuando las condiciones políticas son adecuadas, un evento puede ser el factor decisivo para desencadenar una revolución.

“Esta energía va a seguir, todas son muestras de energía”. Sin embargo, la pregunta es ¿cómo conducirla para que no se disipe? Si los 3 principales partidos del país son inútiles, los poderes fácticos y la Iglesia han contribuido a los agravios contra la población y no existe una vía institucional que seguir.

Debemos considerar que la sociedad mexicana enfrenta una maquinaria con muchísimos años en el poder que nunca se ha ido. Ademas, se debe tomar en cuenta que la sociedad se moviliza por sectores y momentos.

Considerando todo esto, el punto clave reside en que el descontento generalizado logre unificarse bajo una sola consigna, bajo un solo objetivo. Si hay muchas protestas con distintas consignas, con distintas motivaciones se corre el riesgo de disipar la energía. Una sola consigna, una sola sociedad, clamando por la renuncia de toda la “clase política” y la institución de un nuevo régimen, más justo y mejor.

Con información de Aristegui Noticias, Actualidad RT y La Jornada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s