Leyendo – El hombre unidimensional

el-hombre-unidimensional-herbert-marcuse-12207-MLM20055916056_022014-F¡Qué tiempos aquellos, que época aquella! Muchos la recuerdan con cariño y con nostalgia. Para un sinnúmero de personas fue una época dorada, incluso gloriosa en cierto sentido. Cada vez que escucho hablar de aquel tiempo se me pone la carne de gallina, se estremece el espíritu y sin embargo, tristemente ya parece quedar poco o nada de esa fuerza motriz. Me refiero a los años sesenta y una parte de los setenta, décadas que (sobre todo la primera) conmocionaron al mundo en más de un aspecto. Siempre será recordada como la época del vértigo, de las revueltas, de las manifestaciones masivas, de las rebeliones estudiantiles, del “amor y paz”, de los viajes psicotrópicos, de la guerra de Vietnam (y dentro de este contexto un punto climático de la Guerra Fría); tiempo de grandes esperanzas y utopías, de nobles anhelos y suspiros, así como la época en la que el ser humano salió por primera vez de su pequeño y azul hogar para contemplarlo desde el espacio sideral.

Esta época fue precedida por grandes inventos, enormes avances tecnocientíficos y una guerra de proporciones colosales que terminarían por remodelar la realidad humana en términos antes insospechados. Bajo estas circunstancias se gestó uno de los momentos más fascinantes de la historia humana, instante en que acaeció por primera la posibilidad de la verdadera liberación del ser humano. Con esto me refiero a la posibilidad real de eliminar la esclavitud y el trabajo alienado, la posibilidad real de vivir una vida digna basada en la igualdad y en la verdadera libertad mediante el uso de la tecnología.

Los movimientos estudiantiles y el hipismo reflejan bien la sacudida que se produjo en ese entonces, estas dos tendencias fueron capaz de cabalgar hasta adelante en el frente de batalla de la evolución humana. Esto lo digo en función de que en cierta medida fueron capaces de salir del cascaron de la modernidad, el cual no es sino todo el orden industrial que aun gobierna. Lo que quiero decir es que lograron poner en perspectiva las condiciones del sistema de organización social de su época, lo cuestionaron y decidieron rebelarse contra él.

Gran parte de que las cosas hayan sucedido de la forma en la que sucedieron se debe al notable filósofo y sociólogo alemán Herbert Marcuse, quien con su obra impactó a la sociedad y contribuyó enormemente a poner en la lupa muchos aspectos que fueron sustento y fuerza motriz de un sector social que ya se encontraba metafóricamente maduro y que podía iniciar y encabezar una campaña revolucionaria que aún no ha visto su resultado final. Y les llamo revolucionarios a estos movimientos porque los dos fueron más allá de donde la mayoría estaba parada y desearon alentar a los restantes a dar algunos pasos para continuar por la senda que el punto omega abre a cada pisada que damos.

Este sector no era otro que aquel que percibió con claridad los dos aspectos cruciales de toda teoría crítica, y necesarios para tratar de crear la posibilidad de una vida digna:

  1. El juicio que afirma que la vida humana merece vivirse, o más bien que puede ser y debe ser hecha digna de vivirse. Este juicio subyace a todo esfuerzo intelectual; es el a priori de la teoría social, y su rechazo (que es perfectamente lógico) niega la teoría misma;
  2. El juicio de que, en una sociedad dada, existen posibilidades específicas para un mejoramiento de la vida humana y formas y medios específicos para realizar esas posibilidades. El análisis crítico tiene que demostrar la validez objetiva de estos juicios, y la demostración tiene que realizarse sobre bases empíricas. La sociedad establecida ofrece una cantidad y cualidad averiguable de recursos materiales e intelectuales. ¿Cómo pueden emplearse estos recursos para el óptimo desarrollo y satisfacción de las necesidades y facultades individuales con un mínimo de esfuerzo y miseria? La teoría social es teoría histórica, y la historia es el reino de la posibilidad en el reino de la necesidad. Por tanto, entre las distintas formas posibles y actuales de organizar y utilizar los recursos disponibles, ¿cuáles ofrecen la mayor probabilidad de un desarrollo óptimo? (Marcuse, 1954)

11-04-04cadenasMarcuse señalo con claridad que en efecto la vida puede ser digna de vivirse y que podemos conseguirlo en todo el planeta si usamos en esa dirección las bondades que la tecnología puede proveer. Su mensaje fue que las condiciones están dadas para lograr un cambio radical, ahora todo depende de que las voluntades individuales consigan vislumbrar lo indigna de la vida actual y a partir de ello, creyendo firmemente en que lo contrario puede ser realizado, se sumasen los unos a los otros para crear una ola que revolcaría y cimbraría los cimientos de la civilización misma. Si estas voluntades unidas reconocen el potencial tecnológico y lo usan para favor de todos, estaría por primera vez en la historia humana lográndose uno de los grandes ideales humanos, la liberación del trabajo alienado y alienante, y junto con él la presión generada por la lucha por la supervivencia.

Asimismo la importancia de Marcuse y su obra va más allá de lo ya señalado, su capacidad crítica y su increíblemente fino análisis no se satisfacían fácilmente y desmenuzaron innumerables aspectos de la realidad de su época. Este gran pensador analizó a detalle el impacto de las, en ese momento, nuevas tecnologías y de los novedosos mecanismos de dominación y control surgidos con ellas. Habiendo vivido el régimen nazi que lo obligó a huir de Alemania, y también la guerra, la posguerra, y el peligro de un nuevo conflicto potencialmente apocalíptico Marcuse se propuso analizar los mecanismos y las causas que han llevado al ser humano a semejantes andares. Tal motivación tuvo su culminación en muchas obras que escribió a lo largo de su vida, pero una de las más trascendentes, sino es que la más, fue El hombre unidimensional.

En esta obra clásica fue capaz de exponer las dos caras de la moneda de nuestra sociedad, de nuestra cultura, es decir, las dos caras del ser humano, la alienante, agresiva y destructiva, y la armónica, creativa y deseosa de vivir. A partir de ello desarrolló su teoría crítica y sus intentos por hacer avanzar al ser humano en busca del reconocimiento mutuo, la vida pacífica y el provecho por el saber. Si esto fue posible fue gracias a que logró sintetizar de forma sobresaliente las corrientes intelectuales vanguardistas de su época como lo eran el psicoanálisis y el marxismo, lo cual le confirió un ojo crítico especialmente audaz.

El hombre unidimensional representa pues, aquellas líneas que inspiraron y condujeron en parte, tal vez sin que propiamente fuera su propósito, a estos movimientos que he mencionado. Está magna obra, fundamental aun en la actualidad para pensar a profundidad nuestra existencia y nuestra realidad común, tuvo un enorme impacto y lo seguirá teniendo en la medida en la que aún quede esperanza en algún sector social, esperanza y voluntad enmarcadas en la creencia de que todo puede ser diferente.

marcuse_resizedEl concepto unidimensional significa todo aquello contra lo que debemos de rebelarnos, toda la opresión y la dominación dada por nuestro propio consentimiento y nuestra propia miopía. Los humanos encerrados en sí mismos, gobernados por ideologías brutales y sanguinarias, enclaustrados en su propio ego, solo capaces de pensar de forma lineal y predeterminada, son pues, aquellos que viven en una sola dimensión. Este muro evita que la luz penetre y crea un aislamiento que tiene como fin el colapso, por ello es que mientras nos mantengamos bajo estas condiciones la dominación seguirá siendo efectiva y nuestra destrucción inequívoca.

Si es que recomiendo este libro, es porque su amplio temario es un verdadero baluarte para entender los mecanismos concretos de control social, la lógica de la dominación que tanto daño y sufrimiento ha causado, y dado que solo conociéndola se le puede vencer, es menester invitarlos a leer y a aprovechar todo lo que Marcuse y El hombre unidimensional tienen aún para dar.

Les dejo por último el índice del libro para que sepan aunque sea de manera superficial qué pueden esperar de una honda lectura y también les comparto el libro en PDF con tan solo dar click en el link de hasta abajo.

LA SOCIEDAD UNIDIMENSIONAL

1. Las nuevas formas de control ……………………….31

2. El cierre del universo político……………………….49

3. La conquista de la conciencia desgraciada: Una desublimación represiva……………………….86

4. El cierre del universo del discurso…………………114

5. El pensamiento negativo: La lógica de protesta derrotada ……………………………………………151

6. Del pensamiento negativo al positivo: La racionalidad

tecnológica y la lógica de la dominación……………………………………………………. 171

7. El triunfo del pensamiento positivo: La filosofía unidimensional ……………………………………197

LA POSIBILIDAD DE LAS ALTERNATIVAS

8. El compromiso histórico de la filosofía………………………231

9. La catástrofe de la liberación ………………………… 253

10. Conclusión ………………………………………………….. 276

El Hombre Unidimensional PDF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s