Reflexión sobre los retos de la juventud en México y en el mundo.

Al decir que las cosas van mal, que algo no está funcionando bien, no se está diciendo nada nuevo. Cada día es más palpable el malestar social e individual, la descomposición que avanza rápidamente se percibe en todos los rincones de nuestra existencia. La mayoría de los jóvenes sabemos que nuestro país se cae a trozos, sabemos que la economía es un desastre y con ella las oportunidades de salir adelante, siendo estas cada vez más escasas y precarias. Observamos también que la inseguridad, la violencia y la disgregación social van en aumento y parecen no tener techo. Nos enfrentamos del mismo modo a una apatía generalizada producto de la corrupción y la pudrición de las instituciones sociales, que se acompaña de la pérdida de cualquier valor humano trascendente debido a la imposición, en prácticamente todos los rincones del planeta, de una ideología que privilegia únicamente al poder, el dinero y el consumo de objetos y experiencias vacías. Tan fuerte ha sido esta arremetida que todos los ideales humanistas han terminado por diluirse en un mar de banalidad y superficialidad. Estos factores han fracturado por completo a la sociedad y las posibilidades de un progreso verdaderamente humanizador.

Lo anterior no pasa de ser una mera descripción de algo vivimos todos los días, en este sentido no estamos destapando el hilo negro, todos sabemos que las cosas van mal, por eso, la intención de estas palabras no es únicamente apuntar a todo ello, sino principalmente plantear la necesidad de crear un camino distinto, de abrir una nueva vía por la cual podamos avanzar a la consecución de un mundo, antes que nada, cualitativamente diferente. Cada vez más personas alrededor del mundo, especialmente jóvenes, alzan la cabeza buscando respuestas, buscando guía, buscando alternativas, soluciones a este desastre. Tal vez la mayoría no tenga un diagnóstico claro pero coincide en que esto no puede seguir así, en que algo se debe hacer. La historia nos demuestra que cuando ocurre esto, cuando las cosas van mal y se levanta la mirada para buscar soluciones ante un oscuro panorama, es cuando hay apertura, cuando hay oídos atentos y justamente es el momento en que se abre la puerta para un viraje, es entonces cuando existe disposición para construir un nuevo camino.

Nos enfrentamos a una crisis civilizatoria que implica a todas las naciones, con eso queremos decir que involucra a todos los seres humanos, basta con enunciar un pequeño puñado de dificultades para caer en cuenta de la magnitud del problema global, veamos: el inminente riesgo de catástrofe ecológica derivada de la devastación que consumamos cada día, riesgo permanente de guerra, un nivel de desigualdad social nunca antes visto, o dicho de otra forma una concentración de la riqueza jamás vista, resultado de una economía aberrante e insostenible a largo plazo, el crecimiento desmesurado de la población, el aumento de la esclavitud a cotas de la edad media,  el individualismo exacerbado y la disgregación de la familia (que fungía como núcleo o célula básica de todo tejido social), con todo ello el aumento exponencial de una amplia gama de enfermedades tanto físicas como psicológicas tanto en individuos como en sociedades enteras; sumemos una educación desfasada y miope ante las necesidades humanas actuales,  las afrentas tecnológicas (la monopolización del internet, las nuevas tecnologías que abren panoramas nunca antes vistos, la automatización del trabajo) y por supuesto una crisis generalizada, como se mencionó antes, de valores, de creencias, de instituciones; en resumen la crisis atraviesa todos los ámbitos de nuestra existencia: ecología, economía, política, ciencia, tecnología, filosofía, educación, cultura… todo.

Después de contemplar lo anterior, resulta evidente que el problema al que nos enfrentamos es planetario, no se puede reducir de manera alguna a una problemática específica de algún país. Por eso los jóvenes conscientes en nuestro país, México, no podemos quedarnos en la idea de que basta con ganar las elecciones, de que con que llegue Andrés Manuel el único candidato que garantiza algo diferente, todo será mejor, la realidad es que los problemas a los que nos enfrentamos se encuentran estratificados en distintos niveles y si bien es cierto que las problemáticas nacionales y locales nos envuelven, no podemos abstraernos de la globalidad. Lograr que AMLO sea presidente es un paso fundamental para nosotros como país, así como también una necesidad imperiosa ante las condiciones más inmediatas de nuestra existencia, pero no podemos quedarnos solamente con eso.

Lo anterior, por supuesto, no debe de llevarnos tampoco a perder de vista lo particular, así como enfrentamos problemáticas globales, cada región y cada comunidad a lo largo y ancho del planeta tienen sus problemáticas específicas por este motivo es necesario no dejar de lado ninguna, hay que partir de un entendimiento global para descender desde ahí a lo particular, pero todo debe de estar hilado, integrado, porque en este mundo no hay nada que no dependa de lo demás. Teniendo claro esto podemos proceder con una idea clara de a que nos enfrentamos y de qué manera podemos crear una estrategia o plan de acción que nos permita intervenir en la realidad estableciendo prioridades.

En nuestro caso por supuesto que es prioritario atender lo inmediato que se traduce en términos espaciales a nuestro contexto nacional, estatal y municipal y en términos temporales a las elecciones, eso es lo que se nos presenta en México concretamente como inmediato. Pero teniendo en consideración siempre las problemáticas globales tenemos la posibilidad de ajustarlas a lo inmediato, en otras palabras, la agenda de acción en función de lo inmediato debe de involucrar también a lo trascendente, a lo global, a lo planetario.

Por supuesto después de la elecciones seguirán existiendo los problemas globales y otros nuevos específicos en nuestra nación y por esto es que los movimientos y organizaciones que surjan como efecto de la conciencia de lo anterior, deben plantearse ir más allá de la coyuntura electoral. Ingenuo es pensar que no va a haber ataques y todo tipo de afrentas de llegar AMLO a la presidencia, tengamos claro que las transformaciones nunca son sencillas y que los poderes reales que atenazan a nuestro país y al mundo no están dispuestos a aceptar un cambio sin oponer resistencia. Ejemplos sobran de que es lo que podemos esperar de darse la situación planteada, en la medida en la que AMLO quiera hacer transformaciones relevantes que toquen a estos intereses nuestra nación será blanco de guerra económica, mediática, incluso una invasión militar, entre muchas otras posibilidades, sólo volteemos la mirada a nuestro país hermano Venezuela para empezar a entender la magnitud de la posible reacción. México es un territorio con muchísima riqueza y con una importancia geoestratégica enorme, esto nos indica la tremenda dificultad para liberarnos de las cadenas que nos apresan. Igualmente es ilusorio suponer que las mismas elecciones ya están ganadas, el fantasma del fraude se cierne sobre nosotros y la represión militar puede estar a la vuelta de la esquina, la “ley de seguridad interior” nos lo está advirtiendo. Para poder salir avante de esta complejísima situación y poder echar atrás todas las políticas lesivas y sacar al país adelante se requerirá un músculo enorme que sólo es posible en la medida en la que la sociedad esté realmente cohesionada y organizada, y nosotros, jóvenes, tenemos que asumir ese reto ya que nuestro futuro depende enteramente de ello. Como dice el señor G.F. Noroña, demos un ejemplo desde México para el mundo, abramos un nuevo camino atendiendo nuestras problemáticas particulares pero engarzándolas en soluciones globales.

La juventud ha sido punta de lanza a lo largo de la historia, siempre se ha caracterizado por ser vanguardia y ésta no debe de ser la excepción. Usando nuestra creatividad debemos romper con los esquemas y paradigmas caducos que nos están conduciendo a la catástrofe , nuestro ímpetu y las herramientas que tenemos a disposición tienen que ser bien utilizadas. Considerando que el mundo hoy es más pequeño que nunca por la influencia de las nuevas tecnologías que permiten lo que hagamos aquí pueda tener eco en otras partes del mundo, de lo que se trata es de despertarnos, de contagiarnos, de que nuestra generación tome responsabilidad por su mundo, por nuestro mundo, y con el ejemplo, como dice Andrés Manuel mostrar que si se puede cambiar, mostrarnos y  mostrarle a todos los jóvenes y seres humanos del mundo que aquí estamos y que estamos dispuestos a cambiar el rumbo, que estamos en disposición de luchar por ideales, de luchar para crear un mundo donde la vida sea digna de ser vivida como dijo alguna vez el famoso Herbert Marcuse.

El mundo hoy puede ser cualitativamente distinto, no estamos hablando de ninguna utopía al decir esto, existen los medios, tanto científicos como tecnológicos para que sea posible. La escasez y la esclavitud podrían ser cosas del pasado, un mundo sostenible, verde, limpio y con la posibilidad de convivir armónicamente entre nosotros y con todos los seres del planeta disfrutando del tiempo de vida, es posible. Lo que tenemos que hacer es derrotar a las fuerzas que detienen e impiden esa trasformación. El mundo industrial-capitalista como lo conocemos debe morir y dar lugar a un mundo nuevo, con formas de organización novedosas, éstas aun no están escritas ni están probadas, depende de nosotros que surjan. Si nos organizamos verdaderamente y extendemos nuestras redes lo más que sea posible a la par de que usemos de forma novedosa nuestros recursos, no hay duda se nuestros deseos se podrán convertir en realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s